domingo, 7 de diciembre de 2008

Chávez y el Sistema Educativo Bolivariano

Por: Mariano Herrera
Las escuelas bolivarianas son quizás la única expresión de política educativa dentro del sistema educativo formal venezolano.
El 17 de septiembre Hugo Chávez anunció un nuevo diseño curricular para Venezuela que se llamará “sistema educativo bolivariano (SEB).” En el documento oficial puede apreciarse un drástico cambio en el currículo. Lo más radical es su énfasis en la enseñanza del marxismo - leninismo a partir del tercer año de secundaria y la filosofía militarista y belicista de los enunciados filosóficos que orientan los programas de cuarto y quinto de secundaria. Este programa parece traducir la retórica socialista que caracteriza la administración de Chávez. Si se aplicara, sería un atentado contra la libertad de pensamiento y contra la propia constitución venezolana.

Pero las escuelas bolivarianas no son un invento de Chávez. Varias instituciones escolares habían elevado la propuesta a gobiernos anteriores. De modo que se trata de un cambio que nacía de un consenso nacional.

Pero hasta ahí llegó la paz consensual en educación en Venezuela. A partir de 2000, el Ministerio de Educación (ME) generó mucha polémica con la publicación del Proyecto Educativo Nacional (PEN) y del “decreto 1011.” El PEN fue redactado por Carlos Lanz, un izquierdista radical, y el documento, abiertamente marxista, no obtuvo el consenso ni siquiera entre altos funcionarios del ME y fue descartado.
El 1011 fue un decreto presidencial de octubre de 2000 que creaba la figura del supervisor itinerante, cuyas funciones eran las de intervenir en escuelas públicas y privadas, llegando su autoridad hasta el nombramiento y la remoción de sus directores. Los supervisores eran además nombrados por el ministro, sin someterse al reglamento legal. Este decreto generó un fuerte movimiento opositor que llegó a movilizar a decenas de miles de personas que manifestaron durante todo el año 2000.

Las manifestaciones masivas movilizadas por la educación continuaron hasta el 2001 y se convirtieron en la base del rechazo opositor a Chávez hasta el año 2002, con la casi permanente presencia de manifestantes en la calle hasta el 11 de abril de 2002 y luego con el paro petrolero en diciembre de ese mismo año.

En 2003, la oposición recogía firmas para convocar un referéndum revocatorio y todo indicaba que si dicho referéndum se realizaba ese mismo año, Chávez sería derrotado y su mandato revocado. De modo que manipuló el sistema electoral para posponer el referéndum para agosto de 2004 y, desde noviembre de 2003, puso en marcha las “misiones” con asesoría y ejecución directa de agentes cubanos.

Las misiones son pues programas sociales que benefician a sectores víctimas de la debilidad institucional del Estado venezolano. Son programas especiales para situaciones reales de grupos excluidos. Además, los beneficiarios de las misiones educativas reciben una beca mensual equivalente a US$100. Por esas razones, han gozado de amplia aceptación y lograron hacer repuntar la popularidad de Chávez.

Chávez ha logrado un gran éxito político con la educación no formal gracias al beneficio electoral que ha obtenido con las misiones, y, en cambio, en la educación formal ha enfrentado una sólida oposición que no le ha dado mucho margen de maniobra. No obstante, desde 2004 puede decirse que el sistema educativo formal ha sido también tomado políticamente por el gobierno. En efecto, ese año el Ministro de Educación nombró de manera arbitraria a 115,000 nuevos docentes, que representan 30 por ciento del total de profesores y maestros, y que no se sometieron a los requisitos legales para ser docente en una escuela pública.

Los resultados educativos de las políticas de Chávez no son halagadores. Los índices de deserción y repitencia son idénticos a la de los últimos cinco años de la década de los 90. La matrícula de primer grado viene descendiendo desde 2005. Los resultados en pruebas de comprensión de lectura y matemática muestran un estancamiento en el nivel de aprendizaje de los alumnos de las escuelas públicas. En realidad, el único verdadero cambio educativo que Chávez logró implantar en los primeros cinco años de su gobierno fueron las escuelas bolivarianas. Todavía, las escuelas bolivarianas son quizás la única expresión de política educativa dentro del sistema educativo formal venezolano. Vale aclarar que para este año 2007, según cifras oficiales, de cerca de 24,000 escuelas públicas, sólo 5,000 son bolivarianas. Las políticas educativas del gobierno de Chávez han tenido más impacto fuera del sistema de educación formal, con las “misiones.”

Puede afirmarse que la educación ha sido un potente instrumento político de Chávez, especialmente por el impacto social y electoral positivo de las “misiones.” Pero el impacto de las misiones como instrumento ideológico parece ser, por ahora, mucho menor. A fin de cuentas la calidad de las escuelas públicas, de las que dependen los más pobres para su educación, dista mucho de haber mejorado.
Mariano Herrera es Director de Centro de Investigaciones Culturales y Educativas (CICE).
www.cice.org.ve

5 comentarios:

elvis dijo...

Hola.... buenos días... Espero todos intervengan en esta interacción tecnológica educativa. Adelante, analicen y reflexionen acerca del teme en cuestión... Los animo y espero excelentes comentarios......................

Ana Maria Siso Olivero dijo...

Hola Buen Día...
Mis queridos estudiantes espero sus comentarios acerca del tema en cuestión... Recuerden que deben hacer de esta actividad algo significativa y no Claustrofóbica. Necesario es la opinión de todos para poder nutrirnos y enrriquecernos todos por igual. Animence el poder es tuyo............

ingrid dijo...

Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA), garantiza los derechos que tienen todos y todas a una educación integral (artículos 15 y 38); planteamiento que, junto a lo dispuesto en la CRBV, evidencia la orientación curricular hacia una educación que busca la formación del ser humanista social, la cual es concebida como un proceso permanente que está encaminado al desarrollo integral de todos y todas.

Por otra parte, y en lo que respecta a la participación de las familias en los procesos educativos, es preciso referir que la CRBV les concede un papel preponderadamente (artículos 75 y 78), al definirlas como asociación natural de la sociedad y como el espacio natural para el desarrollo integral de las personas»; precepto plasmado en los artículos 55 y 81 de la LOPNA, en los cuales se establece la corresponsabilidad de la familia, la comunidad y el Estado en la educación.

Además, esta construcción curricular integra con mayor fuerza a los niños, niñas, jóvenes, adolescentes, adultos y adultas con compromiso cognitivo, visual, auditivo, físico motor, autismo y en el aprendizaje; sustentándose en el artículo 81 de nuestra Carta Magna y en los artículos 29 y 32 de la LOPNA.

También, se le da preponderancia a nuestros idiomas maternos: el castellano, como idioma oficial de los venezolanos y las venezolanas; y los idiomas indígenas, como oficiales en los pueblos y comunidades indígenas; principio curricular que se sustenta en el artículo 9 de la Constitución.

Adicionalmente, se reconoce y valora la identidad étnica y cultural, cosmovisiones y valores de los pueblos y comunidades indígenas y afro descendientes, principio que se sustenta en el artículo 121 del texto constitucional, el cual también establece el derecho que tienen estos pueblos y comunidades a una educación que atienda sus particularidades socioculturales, valores y tradiciones.

Por otra parte, los artículos 107, 108 y 111 de la CRBV establecen el derecho que tienen los niños y las niñas a ser formados en educación ambiental, el deber que tienen los medios de comunicación públicos y privados de contribuir a la formación ciudadana, y el derecho al deporte y la recreación como actividades que beneficien la calidad de vida individual y colectiva, respectivamente; elementos que son considerados en esta construcción curricular para la formación humanista social y ambientalista del nuevo republicano y la nueva republicana.

En este sentido, y sobre la base de lo antes expuesto, se puede apreciar claramente que la construcción curricular del Sistema Educativo Bolivariano está concebida atendiendo al modelo de país delineado en el ordenamiento jurídico de la República Bolivariana de Venezuela; desarrollado a raíz de lo previsto en la Constitución Nacional y caracterizado, como se dijo antes, por una sociedad participativa, corresponsable, solidaria, justa, respetuosa de la vida y de los derechos colectivos e individuales

ingrid dijo...

Los cambios políticos, económicos y sociales que ha experimentado
Venezuela en los últimos años están orientados a la construcción de una nueva sociedad, en un marco de derecho y de justicia social que universaliza los derechos fundamentales en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV). Dicho modelo de sociedad, es dibujado en el preámbulo de la CRBV (1999), en el cual se caracteriza como una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural, que consolide los valores de libertad, paz, solidaridad, asegure el derecho al trabajo, a la vida, a la cultura, a la educación.

Igualmente, el artículo 3 de la Constitución Nacional enfatiza aspectos que caracterizan a esta propuesta curricular, al establecer la educación y el trabajo como procesos fundamentales para la construcción de la sociedad, el bienestar del pueblo y la garantía de derechos fundamentales; de la misma forma que lo hacen los artículos 102 y 103, en los cuales se visualizan algunas características y principios del currículo del SEB. En el primero de ellos, se establece que «la educación es un derecho humano y un deber social fundamental; mientras que en el segundo se contempla que toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, al tiempo que se define que «la educación es obligatoria en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel medio diversificado, y que el Estado creará y
sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el acceso, permanencia y culminación en el sistema educativo.

En este mismo orden de ideas, la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA),Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNA), garantiza los derechos que tienen todos y todas a una educación integral (artículos 15 y 38); planteamiento que, junto a lo dispuesto en la CRBV, evidencia la orientación curricular hacia una educación que busca la formación del ser humanista social, la cual es concebida como un proceso permanente que está encaminado al desarrollo integral de todos y todas.

Por otra parte, y en lo que respecta a la participación de las familias en los procesos educativos, es preciso referir que la CRBV les concede un papel preponderadamente (artículos 75 y 78), al definirlas como asociación natural de la sociedad y como el espacio natural para el desarrollo integral de las personas»; precepto plasmado en los artículos 55 y 81 de la LOPNA, en los cuales se establece la corresponsabilidad de la familia, la comunidad y el Estado en la educación.

Además, esta construcción curricular integra con mayor fuerza a los niños, niñas, jóvenes, adolescentes, adultos y adultas con compromiso cognitivo, visual, auditivo, físico motor, autismo y en el aprendizaje; sustentándose en el artículo 81 de nuestra Carta Magna y en los artículos 29 y 32 de la LOPNA.

También, se le da preponderancia a nuestros idiomas maternos: el castellano, como idioma oficial de los venezolanos y las venezolanas; y los idiomas indígenas, como oficiales en los pueblos y comunidades indígenas; principio curricular que se sustenta en el artículo 9 de la Constitución.

Adicionalmente, se reconoce y valora la identidad étnica y cultural, cosmovisiones y valores de los pueblos y comunidades indígenas y afro descendientes, principio que se sustenta en el artículo 121 del texto constitucional, el cual también establece el derecho que tienen estos pueblos y comunidades a una educación que atienda sus particularidades socioculturales, valores y tradiciones.

Por otra parte, los artículos 107, 108 y 111 de la CRBV establecen el derecho que tienen los niños y las niñas a ser formados en educación ambiental, el deber que tienen los medios de comunicación públicos y privados de contribuir a la formación ciudadana, y el derecho al deporte y la recreación como actividades que beneficien la calidad de vida individual y colectiva, respectivamente; elementos que son considerados en esta construcción curricular para la formación humanista social y ambientalista del nuevo republicano y la nueva republicana.

En este sentido, y sobre la base de lo antes expuesto, se puede apreciar claramente que la construcción curricular del Sistema Educativo Bolivariano está concebida atendiendo al modelo de país delineado en el ordenamiento jurídico de la República Bolivariana de Venezuela; desarrollado a raíz de lo previsto en la Constitución Nacional y caracterizado, como se dijo antes, por una sociedad participativa, corresponsable, solidaria, justa, respetuosa de la vida y de los derechos colectivos e individuales

Keily Hernandez dijo...

El tema realmente bueno.. me parece que lo dañaste inclinandote mucho en la política. Bien destacas tu rechazo hacia el gobierno y esta bien.. pero debes dejar al que lee tu blogs pensar por si mismo si esta bien o mal lo que a implementado el gobierno en estos ultimos tiempos. Es mi opinion. Era excelente el tema pero pienso que lo dañaste.